La llamada animal

La llamada animal
Animales: Maestros y Sanadores

martes, 26 de diciembre de 2017

Dragones, la Magia de lo Antiguo en un Mundo Nuevo

Cuantas veces no habrás soñado que volabas junto a un gran dragón. Cuantas veces no te has emocionado viendo o leyendo historias sobre dragones y su magia… El dragón, ser mitológico que lleva caminando al lado del hombre por eones de tiempo, siempre ha estado en nuestras memorias más ancestrales.

Nos gustan, los admiramos, algunos nos han aterrado, otros nos han enamorado, pero si hay algo cierto, es que jamás te dejan indiferente. Hoy día podemos verlos en series de éxito como Juego de Tronos, ( ATENCION SPOILER  sino la llevas al día jiji) donde fuimos muchos los que pasamos un mal rato al perder a Viserion.



Y siempre que algo se pone de moda, es la manera que tiene la conciencia grupal de “descargar” una información necesaria para ese grupo de almas. Esto quiere decir que cuando algo se ve por todas partes, series, pelis, libros, camisetas, tatuajes es porque esa info está vertiéndose en la conciencia grupal de la humanidad y esa energía se mueve muy rápido y hace que aflore por miles de millones de lugares a la vez. Es la explicación energética a aquello de “se ha puesto de moda”.Obviamente somos animales sociales, neuronas espejo, imitación etc. Sí sí, pero la chispa surge de miles de individuos a la vez, o paulatinamente, y es así.

Con los dragones es lo que ha pasado, nos sentimos rodeados de ellos, para mi es una gozada pues aún están más presentes si cabe. La energía de los Dragones lleva años sintiéndose con fuerza, pero este 2017 ha sido un año de revelación para muchos, para salir a la luz, para mostrarse para poder hablar de ellos en abierto. Muchos somos los que conectamos con esa energía, y en un amplio número de personas, este año ha sido cuando más se ha despertado el interés y ha surgido a la luz.

La energía de los dragones es inconmensurable, indómita e irrefrenable. Trabajar con ella te exige un nivel de autoconocimiento y raíz brutal. Es mi sentir, su energía es tan tremendamente poderosa que, sino puedes perderte, ser engullido por ella. Es un lugar al que se llega por merecimiento, por acciones, por pasos dados.

Tras conectar con ellos hace ya varios años, no entendí demasiado bien la grandeza de estos seres tan arraigados a la Tierra. Solo el paso del tiempo, el trabajo en mí, la evolución y mis maestros animales que cada vez me iban llevando por sendas más llenas de magia me preparo para entender y conectar con algo así, tan lleno de magia.

Desde mucho tiempo atrás los animales me hablaron de la magia de Gaia, siempre fue algo presente en mi vida, pero no entendía demasiado bien la profundidad de ese concepto, hasta que conecte con ellos. En mi formación Maestría Animal trabajamos con ellos, hace ya tres años, los primeros participantes del Clan de Lobo fueron enlazados por esa maravillosa energía. Yo llevaba trabajando con ellos  tiempo, pero de modo personal y crecimiento personal/espiritual.

Al abrirlo a las personas que se formaban conmigo pude ver que no era algo personal lo que sentía melancolía y tristeza por el tiempo que ya pasó, por su lejanía. Por las muertes de tantos de ellos. Y vi como en muchas personas empezaba a surgir ese mismo sentimiento y ese anhelo de reconectar de nuevo con su maestro dragón. Este trabajo me llevo a muchos otros, siempre acompañada por su fuerza y determinación. E hizo que en los anteriores años mi vida haya sido tremendamente intensa, emocionante, dura y bella.
Conectar con tu Dragón es una experiencia inolvidable, sentir esa mirada clavada en ti, aun recuerdo la primera vez, llore de emoción. Hay tanto que despertar, que se muestra. Hay tanto que recordar, que sentir. He tenido tantos maestros a lo largo de mi vida, muchos me decían recuerda, recuerda. Cuando dejas de querer aprender, de querer saber, recuerdas.

Y cuando recuerdas este maravilloso mundo de magia, de honor y de sabiduría es tan precioso, tan grande. He visto en muchas personas que he conectado a esta energía ancestral, hacer cambios en sus vidas espectaculares, empoderarse, soltar, mirarse sin miedo, saltar antiguos precipicios que no se atrevían antes. He visto tanta fuerza y compromiso en tantos de ellos que esto me ha dado esperanza en mi propia especie, algo harto olvidado por mí.


Y no es solo lo fantásticos que son, la fascinación que puede suponer todo esto, sino el trabajo real, diario al que estás ahí comprometido. Los Dragones son honor, compromiso, verdad, amor, lealtad y te conectan con la inocencia más auténtica de tu ser. Sino crees es imposible acceder a ellos.

Desde el verano pasado organizo un taller el Llamado del Corazón del Dragón, en este taller que ya hemos realizado por varias ciudades españolas, he visto personas recordar y emocionarse, reencontrase con su hogar ancestral. He visto personas que nunca perdieron el recuerdo y que lo atesoraron, como grandes guardianes. He visto, oído, sentido tantas cosas que es precioso el miedo que supuso exponer algo así a la gran vista del publico en general. Hablo y  me comunico desde hace años con animales, arboles, piedras y todo lo que esta dotado de vida, es mi labor profesional y cada paso dado en mi vida ha supuesto un salto al vacío guiada por ellos, y esto lo fue de nuevo.
Solo que el salto fue tremendo pues cuando se habla de animales mitológicos siempre hay una parte que se niega a creer que no es posible, que son cuentos de hadas y leyendas. En mis talleres, la gente conecta con esa energía, y no solo eso, sino que se comunica, y enlaza con ella, para poder tener un maestro que te guíe si así lo deseas.

Ellos me dijeron una vez, “Con la magia la cuestión no es tan sólo creer, la magia habita en cada uno de vosotros os insufla vida y sois parte de ella, estas hecha de ella, de la magia de Gaia. La magia no es solo creer en ella, es creer en vosotros mismos, y eso humanos es vuestro gran salto al vacío.”


Desde Hijas de la Tierra os deseamos un 2018 lleno de magia.


Asi Hidalgo y los Dragones.

lunes, 11 de diciembre de 2017

TATUAJES DE ANIMALES, TATUAJES DE PODER



El arte del tatuaje es algo que se remonta a los primeros pobladores humanos de la Tierra. Las tribus indígenas, los verdaderos hijos de la tierra siguen con estas tradiciones más allá del contexto social que en el mundo occidental llamamos “moda”.










Para las antiguas tradiciones indígenas, el tatuaje es un arte sagrado. Las personas que realizaban los tatuajes eran elegidos ya que era un arte que era transmitido de generación en generación. El tatuador no sólo era aquel que dibujaba en la piel, sino que era capaz de percibir ante la presencia de la persona que símbolo, animal u objeto se alineaba contigo y te merecías. Puesto que para ellos el tatuaje era un merecimiento, no era un quiero esto, o quiero lo otro, o me gusta, era lo que merecías. Un logro, un momento culminante, una puerta pasada, un acantilado vencido. Cada tatuaje era el recuerdo de un poder adquirido.




En muchas sociedades tribales, al contrario de la creencia del mundo occidental, el tatuaje lo llevan personas de ciertos estatus, jefes de tribus, chamanes, guerreros afianzados en el arte de la lucha.  Y antes de tatuarte el chamán, limpia tu cuerpo y ritualiza para que ese espíritu animal, ese simbolismo mágico o lo que sea que vaya a tatuarse se insufle en tu piel de manera sagrada.

Entre los maorís, los aborígenes australianos y otras muchas culturas las mujeres se tatúan al llegar a su primer sangrado menstrual. Es una de sus primeras iniciaciones. Los tatuajes en las mujeres tanto como en los hombres sirven para realzar su belleza ya que hablan de la esencia de su alma, y los dones que le acompañaban en esta vida. Al mostrar nuestros poderes que han surgido tras la visión de nuestras debilidades, mostramos nuestras más verdadera, única y original belleza, la del alma.

 



Todo está dotado de vida, de energía. Los animales, las plantas, las piedras, la Tierra, por ello no es de extrañar que el tatuarse un animal, planta o símbolo cree en nosotros una alianza extraordinaria con ello.



Me hice mi primer tatuaje con 18 años, al abandonar el hogar de mis padres, ya que no me dejaban tatuarme, así que el mismo día que me fui, por la tarde ya tenia hora para tatuarme el primero de muchos. Una orca que simbolizaba mi salida al mundo, mi poder, mi libertad.  Cada tatuaje que llevo es un momento, un anhelo, un recuerdo de un momento de mi vida en el cual derroté al miedo, que salté, que fui capaz. Y momentos en los que mi vida fue un equilibrio de luces y sombras.




Cuando comencé a hablar con animales y sus conciencias, me hablaron los Jaguares, los Osos y Lobos, sobre el tema de los tatuajes y de todo lo que nos pasaba inadvertido en ese acto sagrado que hacíamos hoy día sin demasiada conciencia. Me hablaron sobre lo que sucede cuando un humano se tatúa un animal con conciencia y como ellos nos asisten desde nuestra piel.

Cuando una persona siente que un animal le llama, le atrae es porque la energía de ambos esta en conexión. No tiene porque ser tu animal de poder o nahual,(http://animalesmaestrosysanadores.blogspot.com.es/2013/03/espiritus-animales.html ) sino una energía que te asiste por un tiempo, en un ciclo, los animales auxiliares. O sí. Quizás ese llamado es desde la profundidad de un momento de tu existencia que debe materializar, anclar en la materia en el físico esa energía en ti.



Ellos me dijeron sobre la importancia del lugar donde se realiza el tatuaje, que cada lugar donde se pone la energía de un animal o símbolo sagrado tiene un significado. Que cada tatuaje de cada animal tatuado con conciencia tiene su energía. Allí reposan latentes, preparados para ese momento en que tengan que actuar. Su fuerza, poder y astucia se adhieren a tu campo energético. Por eso como siempre, es vital saber y conectar con el animal que quieres tatuarte mas allá del aspecto físico o de adorno que pueda parecer.



                 PARTES DEL CUERPO Y LA ENERGIA QUE REPRESENTAN ANIMALES TATUADOS




Este simbolismo se aplica según varias conciencias animales con las que conecte, a los antiguos indígenas que Vivian cerca de los mares y océanos. Ellos hablan de diferentes lugares donde tatuar ya que esto en la antigüedad era parte de al labor del tatuador, hombre sagrado que sabia donde y de que manera iba a representar esa energía en el cuerpo del humano.

Me contaron que en los Brazos se tatúan animales que nos asisten en momentos de grandes desafíos, en las partes de arriba (bíceps, hombros) representan ante todo protección. En cambio, en la parte de abajo del brazo nos hablan de  la esencia del alma de la persona. Ahí se tatuaban los animales totémicos de las personas, de los que provenían su linaje, su clan.



Las piernas hablaban sobre todo lo ya recorrido, vencido y aprendido. Los pies y tobillos representaban la belleza de un ser. Marcaban los ritos de paso e iniciaciones ya asumidas. Eran las energías que sostenían y daban fuerza a sus pasos en la vida. Allí se tatuaban aspectos de energía masculina, accionadora y fuerza.







La parte de arriba de los muslos se relacionaba con aquello que te sostenía, aquello que te daba vida y aliento para seguir. El gran sostén que te hacia seguir andando a cada paso. Hablaba de los linajes maternos, de la energía femenina de la creación y la Gran Madre. Para los maorís, la Manta Raya, la Tortuga etc.…




La espalda se reservaba para los grandes desafíos. Estos animales venían a asistirnos en las profundas y duras batallas de la vida. Representan la dualidad, las cargas y todo lo que traigo a armonizar y trabajar en esta encarnación. Un animal como el dragón tatuado en la espalda nos hablara de un intenso trabajo con el reconocimiento de mi propio poder, del miedo a asumir mi parte oscura y mi gestión mental. Este animal tatuado en la espalda me otorgará habilidades y percepciones para todo ello. Son trabajos intensos y que suelen acompañarnos toda la vida. La parte baja de la espalda (riñones, coxis) Aquí se reúnen las energías ancestrales, por ello el animal que pongamos en esas zonas son Guardianes de nuestra energía, nos hablan sobre como fluye nuestra energía. Como hacer que se mueva y no resistimos a los cambios o a los movimientos de la vida. También me contaban que en esa parte se ponían animales medicinales para el miedo que traes. Ellos los llamaban los Bálsamos.



Me hablaron también de que en la cara solo unos pocos son merecedores, solo los mas valientes pueden poseerlos. Es algo muy ancestral, muy de clan y que pasa de unos a otros.


Greg Nicholson


En las articulaciones y nuca me aconsejaron ser muy cautos, es un lugar por donde se pierde mucha energía. Los nativos tatuaban símbolos geométricos, pero sobre todo líneas fuertes y densas que atesoraban y reunían, contenían la energía para que no se fugara por esas partes digamos más vulnerables.



En el pecho esta la fuerza del corazón y el poder del ser en el vientre. Cualquier animal tatuado allí nos otorgará su fuerza tan poderosa para equilibrar los aspectos oscurecidos que nos ayudan a llevar a cabo la apertura del corazón y la toma de poder desde la parte mas armoniosa que somos.



Tengo varios tatuajes de animales y cada uno de ellos me han entregado y somos como un todo. He podido ver como surgía la esencia del animal en momento de peligro, como el tatuaje me picaba o molestaba (mucho después ya de estar curado) antes de un peligro inminente. Como su energía se anclaba a mí y me mostraban sueños y visiones antes durante y cuando me lo realizaban. Personalmente siento que la mirada de un animal en un tatuaje es lo realmente importante. Ahí vibra la esencia.



Antes de tatuarme siempre conecto con esa esencia animal, y le pido permiso y que me asista. Pido que parte de su energía se contemple allá, le pido que nos unamos. Me preparo porque el tatuaje es una herida, una cicatriz y pongo en mi ser lo que esto representa, que viene a mostrarme. Preparo mi cuerpo, limpiando y también lo hago tras hacerlo. Un tatuaje no debe curarse solo físicamente con pomadas, sino que debe curarse a nivel energético, sellar la herida, curar esa parte del astral.



Donde el animal se coloca, se enrosca y duerme es una zona de máximo poder y fuerza, podréis sentirlos si sois perceptivos, y como ante lo que sea que vienen a trabajar se activan y surgen como grandes guías que nos asisten en el viaje que llamamos vida.


Mis fotos muestran tatuajes creados por Alex Muñoz Marin ( vorms en Instagram)
Las otras imágenes las he extraido de la red, si conoces los autores de los tatuajes agradecería poder nombrarlos en el post. Gracias.